Imprimir

Excelentes y con menos beca

  • Agustín, Lucía, Iraida, Manuel, Mª Jesús, David, Víctor y Remedios, afectados por las becas

  • Estos alumnos brillantes desmontan el espíritu de las 'becas Wert'

No siempre el esfuerzo tiene recompensa. Alumnos que se mataron a estudiar el curso pasado y sacaron notas excelentes descubren ahora que la cuantía de sus becas se ha reducido considerablemente. Se enteran casi a final de curso y entre grandes apuros económicos. Casi ninguno supera el umbral de renta 1, que se traduce en unos ingresos de menos de 14.000 euros anuales para una familia de cuatro miembros.

Agustín, Lucía, Iraida, Manuel, María Jesús, David, Víctor o Remedios son una pequeña muestra de los afectados por el nuevo sistema de reparto de becas que Wert prometió que iba a beneficiar más a los que más se aplicaran y menos dinero tuvieran.

El modelo, instaurado por primera vez este curso, establece una ayuda con dos partes: una fija (de hasta 3.000 euros) y una variable, obtenida tras hacer un baremo entre todos los aspirantes teniendo en cuenta su expediente y su situación económica. En teoría, a menor renta y mayor nota, más dinero.

Pero estos alumnos brillantes desmontan el espíritu de las becas Wert. En muchas ocasiones, han tenido más nota que otros cursos y, aún así, han cobrado menos. En el Ministerio de Educación argumentan que, si han recibido menos beca, es porque hay más gente con más nota y menos ingresos que ellos.

Pero es difícil creer que existan muchísimos más alumnos mejores y más necesitados que Lucía Navarro (un 9,2 de media y los padres en paro) que pudieran haber sido recompensados con la parte de la beca que ha perdido ella.

 

La cuantía media ha bajado

Wert ha reconocido, de hecho, que la cuantía media de las ayudas ha bajado de 3.101 a 2.824 euros, lo que supone 277 euros menos para cada estudiante, a pesar de que este curso se cuenta con el mayor presupuesto de la historia. Las universidades han transmitido al Ministerio su «preocupación» por esta bajada, así como por la demora en los pagos.

«Un problema evidente es que se cobra tarde y eso, cuando tienes dificultades con la renta, es insoslayable», señala Luis Rodríguez, vicerrector de la Universidad de Oviedo y portavoz de la Red Universitaria de Asuntos Estudiantiles de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (Crue).

En el Ministerio se defienden asegurando que este curso se ha pagado antes que otros y la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, responsabiliza del retraso a las universidades.

Pero Rodríguez responde que en enero todos los campus habían notificado ya todos los expedientes, «antes que otros años», y hace notar que un modelo como éste, con dos pagos, «alarga el procedimiento».

Muchos no han cobrado

Sea como fuere, aún hay muchos estudiantes que no han cobrado. A Agustín Jarones no le han notificado ni la parte fija ni la parte variable, en contra de lo que sostiene Gomendio:, que el jueves aseguró que «todas» las partes fijas habían sido ya abonadas.

También dijo que «son pocos los que no han recibido la parte variable», pero siete de estos ocho alumnos no han cobrado esta cuantía y la Plataforma de Afectados por las Becas insiste en que la mayoría está pendiente de pago. Este colectivo ha documentado un millar de damnificados, entre los 322.000 becados que hay en total este curso, aunque cada día se van sumando nuevas quejas.

OLGA R. SANMARTÍN

Fuente: El Mundo

 

Este sitio usa cookies propias y de terceros Ver política